Breve historia de la Semana Santa de Málaga

Breve historia de la Semana Santa de Málaga

 

Breve historia de la Semana Santa de Málaga

De la necesidad a la tradición, Semana Santa de Málaga

 

“En esta entrada, hablaremos desde los orígenes de la semana santa malagueña y su evolución  hasta nuestros días. Sera un breve resumen para entender el significado de la semana santa, sin entrar en detalles de cofradías. La semana santa malagueña al igual que la historia de Málaga ha vivido distintos periodos de esplendor combinados con épocas de auténtica destrucción”

Los orígenes de las cofradías se remontan al siglo XVI, tras la reconquista de Málaga por los Reyes Católicos en 1487. Una vez que se instalan las primeras órdenes religiosas en la ciudad, vieron la necesidad de enseñar la palabra de dios a una parte de la población que acababa de convertirse al cristianismo. Para ello, se fundaron las cofradías cuyos hermanos procesionaban por las calles imágenes de la pasión de cristo, ayudaban espiritualmente a la población y se hacían cargo del entierro de sus integrantes.

Estas cofradías/hermandades ligadas a las órdenes religiosas contaban con juntas de gobierno propias que gestionaban las limosnas que aportaban los hermanos. Este dinero servía para el sufragio del enterramiento de los hermanos y para ayudar a los más necesitados. Además, también pagaban a las órdenes religiosas por el uso y disfrute de las capillas. Por su parte, los monjes aceptaban la participación como coro en las procesiones. Las procesiones de aquella época eran sencillas e íntimas, sin ningún itinerario establecido. De hecho el recorrido se basaba en procesionar la imagen por las calles principales visitando iglesias y la Catedral.

Durante el siglo XVII y XVIII, tanto las procesiones como las cofradías, tuvieron muchos cambios. Para empezar el siglo XVII estuvo marcado por las epidemias y desastres naturales. Esto provocó un aumento de cofradías, ya que la población buscaba ayuda y apoyo en la religión. Esta mayor devoción también se vio reflejado en las procesiones, puesto que las imágenes vestían ajuares más suntuosos.

Sin embargo, el S. XVIII estuvo marcado por una disminución de las cofradías, debido a unas políticas fiscalizadoras que perjudicaban a las cofradías. Aunque gracias a las familias burguesas, que ejercían cierto mecenazgo sobre algunas cofradías, éstas pudieron subsistir. Estas procesiones se celebraban el miércoles, jueves y viernes santo sin ningún itinerario establecido, aunque La Catedral y la antigua Plaza de las cuatro calles, ahora conocida como la Plaza de la Constitución, eran de paso obligado. Además en esta céntrica plaza se realizaba el encuentro del cristo con la virgen. En cuanto al origen del trono como pieza de soporte, evolucionó del basamento del altar, que finalmente dio lugar al trono de carrete, tan peculiar de Málaga, por lo que se deduce que las dimensiones en esta época eran bastante más pequeñas que las de hoy en día.

Imagen comparativa del Trono de carrete actual con el antiguo.

Tanto el siglo XIX como el XX estuvieron marcados por un gran deterioro del patrimonio cofrade, alternado con épocas de esplendor. A comienzos del S.XIX, el patrimonio cofrade se vio muy mermado, debido esencialmente a la invasión de los franceses. Sin embargo, posteriormente tuvo una recuperación extraordinaria gracias a la solidaridad de la población y la participación de familias pudientes. Incluso se llegaron a fundar nuevas cofradías. También hay que destacar la integración de los militares como parte de la procesión y su  nueva identidad como reclamo turístico. Pero llegado el año 1868, con la famosa revolución gloriosa, toda esta recuperación se desvaneció.

No es hasta principios del siglo XX, cuando Málaga comienza su época dorada, marcada por la creación de la agrupación de cofradías, que significó una auténtica revolución en el montaje de la semana santa malagueña. Con esta nueva agrupación se creó un itinerario común, lo que hoy conocemos como carrera oficial, donde se instalaron sillas y tribunas de pago, que servían para ayudar económicamente a las cofradías. Esta época también se caracterizó por el aumento de las dimensiones de los tronos. Pero pronto llegó a la destrucción de todas las imágenes de las cofradías en la conocida quema de conventos de 1931 y seguidamente en la guerra civil.

En los años posteriores de la época franquista las cofradías tuvieron que reponer casi todo el patrimonio perdido, y las procesiones adquirieron un fuerte carácter ideológico, poniendo como ejemplo la procesión de una de las vírgenes con un fajín de franco. Tras la dictadura, tanto la agrupación como las cofradías, renovaron el sentido de la semana santa gracias a las nuevas generaciones de jóvenes, adquiriendo de nuevo un sentido pasionista. Además se crearon nuevas cofradías, se compraron nuevos enseres y se mejoró el ajuar y la vestimenta de los tronos y se potenciaron las bandas de música, evolucionando hasta lo que conocemos hoy día.

Legionarios con el Cristo de Mena

Imagen de los Legionarios realizando el traslado del Cristo de Mena.

El S.XXI ha supuesto la segunda edad de oro para la semana santa malagueña, gracias a todas las reformas de finales del siglo anterior. Tanto las cofradías como la agrupación continúan con su labor social, destinando un porcentaje de su presupuesto a ayudas sociales. También se ha aumentado la difusión y propaganda de las semana santa malagueña, llegando incluso a estar presente en la feria internacional de turismo (FITUR) que se celebra cada año en Madrid. En cuanto al recorrido, hay que destacar el cambio que se realizó en 2019 debido a las obras del metro. Desgraciadamente, este año 2020, que será recordado por todo el mundo por los acontecimientos del virus COVID-19, no se ha podido celebrar esta fiesta pasionista.

Como hemos podido comprobar en este breve resumen, porque la semana santa malagueña tiene mucha más historia, la semana santa malagueña comenzó para cristianizar y ayudar espiritualmente a los ciudadanos. Y ha terminado siendo una tradición, y un reclamo turístico, que cada año atrae a miles de personas y fieles a disfrutar de estas fiestas.

Imagen de la cofradía del Huerto en carrera oficial. (semana santa de Málaga)

Aunque este año no se haya podido celebrar, la semana santa malagueña volverá el año que viene, espero que hayan disfrutado de su historia. ¡Hasta próxima!

Sin comentarios

Lo sentimos, comentarios cerrados.